Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Este artículo tiene 21,346 vistas

Imprimir

Posted in:

El diseñador como emprendedor

México, D. F. Ante los pocos espacios laborales que ofrecen las empresas en materia de diseño gráfico, web y editorial, e incluso el industrial, cada vez más diseñadores deciden convertirse en profesionales independientes para buscar mejores oportunidades y a su vez, abrir nuevas fuentes de empleo. Sin embargo, convertirse en emprendedor no es una tarea sencilla, requiere no sólo disciplina y constancia, sino también el esfuerzo sistemático en actividades tales como la educación continua para el conocimiento de las nuevas tendencias, una administración rigurosa y el enfoque en resultados. A continuación varios consejos básicos muy útiles si has decidido comenzar como diseñador el camino emprendedor.

Según Kim Kiyosaki, reconocida speaker en materia de negocios, recomienda para empezar seguir el triángulo triple A:

Aspira. Es el sueño, la visión, el deseo, “mi propia agencia de diseño o de publicidad, un despacho web”. Aunque en prácticamente todos los casos se persigue una meta financiera, esto va más allá de lo económico. Actuar para aspirar implica varios deberes:

-Elegir el sueño, deseo o meta.
-Tener una visión clara de cómo luce el deseo en tu imaginación. Puedes crear esta imagen en tu mente o hacer un dibujo o collage de fotografías y palabras que represente el objetivo.

Adquirir. Esta es la parte educativa de actuar. Adquirir conocimiento implica leer libros, asistir a seminarios y clases, realizar investigación y estudios por medio de Internet, hablar con expertos, trabajar con entrenadores y mentores, etcétera. En ese punto reúnes la información que necesitas.

Aplica. Éste es el momento en el que pones en acción todo lo que has aprendido. Aplicar el conocimiento exige acciones como presentar una oferta de compra, poner el dinero sobre la mesa, recibir a tu primer cliente, hacer una llamada de ventas o solicitar que alguien invierta en ti. La frase técnica es: “Es hora de poner  tu trasero en riesgo”. Si no das este paso de aplicación, nada sucederá.

El verdadero conocimiento proviene de poner en práctica, en la vida real, lo que has aprendido. Para alcanzar tus objetivos tienes que incluir las tres etapa del triángulo triple A.

Variables financieras
SI hoy se presentará una oportunidad de inversión en la que busques participar, es necesario preguntarse: ¿sé bien lo que tengo y lo que no tengo disponible en el aspecto económico? ¿Sé que fondos necesito para invertir?

La pregunta está dividida en dos partes:

1. Saber lo que tienes.- ¿Qué cantidad tienes disponible para invertir? En materia de un diseñador esto se podría traducir en hardware, software, conocimientos especializados, oficina si es que no vas a trabajar en tu casa, etc.

2 .Saber lo que no tienes pero necesitas obtener. El hecho de que no tengas el dinero no significa que no puedas cerrar un trato. Tal vez el asunto requiere que sepas con certeza cuánto dinero tienes que reunir para participar o iniciar un negocio.

Enfoque, enfoque, enfoque…
Una vez resuelta la cuestión financiera (mediante préstamos bancarios, alianza con socios capitalistas, inversión propia), el siguiente punto es dar paso por paso mediante una reflexión sobre los resultados que cada decisión puede generar:

1. Tienes que averiguar si una inversión te dará flujo de efectivo, ganancias, cobertura, o todo a la vez. Si ya tienes el dinero como diseñador es muy fácil que busques montar una oficina con un montón de computadoras, varias licencias de diseño y personal capacitado que las pueda operar. Sin embargo, antes de debes preguntarte: ¿de verdad necesito 5 o 6 computadoras y licencias (por poner un número), podría hacer lo mismo si compro sólo 2 o 3? ?Antes de contratar diseñadores en masa, no necesito personal administrativo o un gerente de cuentas?

2. Decidir qué resultado deseas obtener de tus inversiones capitales, en especie o de personal. Es importante mantener una visión sencilla de los estados financieros. Todo comienza y debe terminar en tres papeles: el estado de ingresos, la hoja de balance (cuánto entró en dinero y cuánto se fue en pagos), y el estado de flujo de efectivo. Por otro lado, siempre cuida tu historial crediticio, es muy importante mantener finanzas sanas, sobretodo al inicio de tu camino como emprendedor

3. Distinguir objetivos. Cualquier cliente puede convertirse en un socio estratégico, siempre ve más allá de la relación cliente-proveedor. Averigua los caminos con los cuales ambos puedan crecer.

Todo es acerca de ti
Para salir del mundo real y perseguir tus objetivos como emprendedor, se requieren AGALLAS, PANTALONES. Es necesario tener un carácter fuerte, atrevido, algo cínico, y sobretodo que te permita reír. Ser emprendedor no es juego para quejumbrosos, llorones, debiluchos y consentidos.

Ve, compara e investiga, haz benchmarking, es decir, voltea a ver a tus competidores (grandes y pequeños) y realiza una selección de las mejores prácticas de cada uno, de manera que tengas claro y sepas qué pasos tomaron (nivel de diseño, uso de herramientas, acercamiento y servicio al cliente, página web con la que muestran sus servicios, forma de capitalización, participación en premios, relación con medios de comunicación, administración, etcétera), para tener éxito. De este modo trázate un ruta crítica y llévala a cabo sin desviaciones.

La decisión depende de ti, tú sabes a dónde vas.

Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *