Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Este artículo tiene 4,341 vistas

Imprimir

Posted in:

3 formas de financiar tu negocio de diseño

Aunque la situación financiera en México no es la mejor actualmente, esto no es ningún obstáculo para que puedas emprender tu propio negocio de diseño sobre todo si eres un joven diseñador, pues existen al menos tres caminos para hacerlo.

Notas relacionadas
Diseñadores y clientes te dicen cómo crear una relación profesional
La anatomía del diseño de un tarjeta de presentación
Los 6 peores hábitos de los diseñadores, ¡evítalos!

Nafin

Nacional Financiera es un banco de desarrollo que fue creado en 1934 y que se ha trasformado en varias ocasiones. Actualmente uno de los servicios que ofrece es Crédito Joven / México se la juega contigo.

Se trata de un programa de financiamiento para impulsar a los jóvenes mexicanos que buscan tener su propio negocio o hacer crecer su negocio actual. Así, a través de tres opciones impulsa la cultura emprendedora entre personas de 18 a 30 años. Ofrece información, asistencia técnica, capacitación y financiamiento.

Los créditos varían pues dependen de si es nuevo el negocio o buscar hacer crecer tu negocio de diseño. Por ejemplo, una incubación presencial puede recibir hasta 500 mil pesos, mientras que un crédito Pyme joven hasta 2.5 millones de pesos.

INADEM

El Instituto Nacional del Emprendedor es un organismo desconcentrado de la Secretaría de Economía que busca impulsar la cultura del emprendedor en el país, sobre todo acercar esquemas de financiamiento a la actividad productiva para quienes lo necesiten.

Aunque no es un precisamente una forma de financiar un negocio de diseño, la SE buscar impulsar las start ups que están tan de moda y recibirás asesoramiento en este tema.

Crowdfounding

Si lo que buscas es no endeudarte y comenzar tu negocio con ayuda de los demás, entonces debes acudir al crowdfounding. Esta opción es una plataforma en línea para que se realicen los proyectos de las start ups y de empresarios.

Aquí hay dos opciones. La primera es la más conocida en la que da a los mecenas algo a cambio como mercancía. Los sitios más comunes en esto son Kickstarter y Indiegogo. La segunda es darle participación a los mecenas, que mas bien se convierten en inversionistas, el ejemplo más claro son los sitios Crowdcube y Fundable.

emprendedor

Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *